Lavando así, alargas la vida de tus toallas de playa

En los días de verano, para disfrutar de la playa, uno de los artículos que no puede faltar en tu equipaje es una toalla de playa, la cual no solo te servirá para secar el agua salada en tu cuerpo, también puedes utilizarla para recostarte sobre la arena, y así disfrutar de los rayos del sol, eso sí, con cremas solares que protejan tu piel.

Teniendo en cuenta que tus toallas de playa entran en contacto con el agua del mar, la arena y los productos que utilizas para tu cuerpo, si quieres cuidar su estado y que te duren por mucho tiempo, deberás lavarlas muy bien para que eso sea posible.

Consejos para lavar y alargar la vida de tus toallas

Sin embargo, al ser un artículo que solo se usa en los días de verano, es normal que no sepas cómo lavarlas para alargar su vida, lo cual termina siendo muy perjudicial para su estado, pero sobre todo para tu bolsillo, ya que tendrás que comprar unas nuevas en poco tiempo.

Para que no tengas que gastar dinero de más, en este artículo te vamos a decir cómo debes lavar tus toallas de playa para alargar su vida, los dos métodos que existen para ello, y eso te permitirá utilizarlas por más tiempo.

Una de las formas que existe para alargar la vida de tus toallas de playa, es hacer un doble lavado de las mismas, lo cual te explicamos en detalle a continuación:

1.      Elimina los restos de arena

Al llegar a casa lo primero que debes hacer para lavar las toallas de playa, es retirar toda la arena que haya quedado en ella, que por más que lo hayas hecho al recoger tus cosas en el lugar, siempre quedarán algunas partículas de esta entre sus tejidos.

Nunca debes colocar directamente la toalla de playa en la lavadora sin antes retirar la arena que tiene en ella, esos restos son perjudiciales para tu electrodoméstico, y al final terminará ocasionándole un desperfecto, además de que va deteriorando el tejido de la toalla.

Encuentra un lugar en tu casa donde puedas sacudir la toalla con tranquilidad, como puede ser tu jardín o la terraza, y trata de que no quede nada de arena en ella, para que después puedas colocarla en la lavadora con total tranquilidad.

2.      Colócala en un recipiente con agua fría y jabón

Para que estés más seguro de que no quedo nada de arena en tu toalla de playa, lo que puedes hacer es colocarla en un recipiente con suficiente agua fría y jabón, lo cual te permitirá despegar de sus tejidos la arena que haya quedado pegada en los mismos.

Este consejo es muy eficaz en el caso de que hayas visitado una playa con arena muy fina, ya que esta tiende a quedar muy fija en los tejidos de las toallas, y resulta un poco complicado eliminarla con facilidad, pero ante el agua fría y el jabón no tendrá oportunidad de seguir en sus tejidos por más tiempo.

Deja durante unos minutos la toalla en el recipiente con agua fría y jabón, pueden ser unos 15 minutos, y al pasar ese tiempo puedes retirarla, verificando que ha quedado en el envase los restos de arenilla que permanecían en sus tejidos.

Escurre bien la toalla para eliminar el exceso de agua que ha quedado en ella, y después de esto puedes proceder a meterla en la lavadora, para que así inicie el ciclo de lavado que te permitirá dejarla completamente limpia.

Si prefieres no lavar dos veces tu toalla de playa, también tienes la opción de aspirarla primero y luego colocarla en tu lavadora, lo cual podrás hacer con los siguientes pasos:

3.      Utiliza la aspiradora para retirar la arena en la toalla

Lo primero que tienes que hacer con tu toalla de playa es, con la ayuda de la aspiradora, retirar de ella las partículas de arena que haya quedado en sus tejidos, lo cual será de mucha facilidad con ese electrodoméstico.

Pasa la cantidad de veces que consideres necesario la aspiradora por encima de los tejidos de tu toalla, así eliminarás toda la arena que se haya quedado en ellos, y eso te permitirá continuar con el lavado de la misma.

4.      Elige el ciclo correcto de lavado

Cuando hayas quitado toda la arena de la toalla de playa y esté dentro de la lavadora, selecciona el ciclo de lavado acorde para ella, lo cual debes hacerlo por la calidad del material con el que está hecha, para que así no se deteriore, pierda su color o se encoja.

 

 

Todas las toallas de playa tienen una etiqueta que especifica las recomendaciones para su lavado, verifica cuáles son las que tu toalla posee, así no tendrás que estar adivinando esa información tan importante, y con ello alargarás su vida útil.

La mayoría de las toallas están hechas de algodón, por lo que puedes usar el ciclo de lavado delicado para las tuyas, el cual emplea una temperatura de 30 grados ideal para ese material, pero también recuerda que tienes que utilizar un buen detergente y suavizante para que sea efectivo.

Por supuesto, antes de que coloques a lavar la toalla de playa debes verificar que esté libre de manchas, porque de ser así necesitarás de un producto quitamanchas para su remoción.

Cuando haya terminado el ciclo de lavado de la toalla de playa, colócala a secar por su revés o lejos de la luz solar directa, para así evitar que pierda su color. En el caso de que quieras colocarla en la secadora, verifica en su etiqueta si es posible, por el material con el que está hecha.